Jesús y Zaqueo

Pastor Ismael Bencomo, domingo 18/may/2014


Lucas 19:1-10
Este relato se ubica en Jericó una ciudad amurallada.
Nos muestra como Dios es capaz de derribar murallas, del mismo modo Jesús cuando actúa en nosotros también derriba nuestras murallas.
Como Zaqueo "nosotros a veces en lugar de estar en la ciudad nos encerramos entre cuatro paredes" por eso zaqueo salió a la ciudad para así poder conocer (ver) a Jesús
Zaqueo era un observador de las cosas de Dios.
Zaqueo se dio cuenta (vio) que cristo era real, era poderoso y que estaba en medio de nosotros.
Nosotros somos colaboradores de las cosas de Dios.
Las demás personas pueden ser en gran manera un obstáculo para llegar a Jesús, pero no nos debe de importar lo que digan los demás sino lo que diga Dios (la opinión).
Zaqueo ponía gran atención a lo que pensaban los demás y era un obstáculo.
Para que las cosas cambien es necesario que percibamos a Dios con los cinco sentidos y un corazón abierto.
Zaqueo se preguntó que había en la ciudad que en su casa no podía ver.
Zaqueo quería ver a Jesús.
Zaqueo abrió su corazón y lo dejo abierto para que Dios sacara lo que NO servía
Jesús buscó tener un encuentro con Zaqueo.
Zaqueo no tenía  necesidades de nada pero tenía necesidad de Dios y por esto procuró (hizo el esfuerzo) de ir a su encuentro.
Jesús provocó en zaqueo una preocupación por los pobres (lo que no había en su casa).

No hay comentarios: