Prédica: Continuación de “La fé que le agrada a Dios”

Pastor Ismael Bencomo, domingo 29/sep/2013

Hebreos 11: 1-6 
11:1 Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. 11:2 Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos. 11:3 Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía. 11:4 Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín, por lo cual alcanzó testimonio de que era justo, dando Dios testimonio de sus ofrendas; y muerto, aún habla por ella. 11:5 Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios; y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios. 11:6 Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.


-                                     La fé que le agrada a Dios es una fé: Obediente, influyente y  que acciona.
-                                     Las cosas que desagradan a Dios, lo que le causa dolor, es cuando dudamos de Él, cuando lo descartamos de nuestras vidas.
-                                     Y lo que complace a Dios, es cuando creemos en Él, eso es lo que lo hace sonreír y actuar, y eso hace que Dios se mueva entre nosotros, que obre en nosotros que derrame su bendición.
-                                     La fé viene por el oír, y el oír la palabra de Dios
-                                     La duda en Dios viene por la falta de oír, por falta de obediencia.
-                                     La falta de obediencia en Dios, nos hace desobedientes a Él, la desobediencia nos impide oírlo, el no oírlo nos produce falta de fé y la falta de fé nos produce incredulidad.
-                                     La incredulidad de lo que Dios es, de su poder, y de lo que Él puede hacer en nuestras vidas.
-                                     Los peligros de ser incrédulos son:
-                                     Que el Enemigo empieza a atacar nuestra fé. Trabaja en nuestra mente para que aumente nuestra incredulidad en Dios, y por lo tanto nuestra fé se ve atacada y va disminuyendo.
-                                     El ser incrédulo nos produce duda, la duda nos produce Temor y miedo, y el miedo nos trae alejamiento de Dios.
-                                     Cuando el miedo viene a nuestras vidas y no sujetamos nuestros pensamientos a Cristo, es cuando empieza nuestra caída.
-                                     Cuando tengamos dudas de Dios, y tengamos temor, debemos de atacar al enemigo.
-                                     Eva Cayó de la Gracia porque inició escuchando una palabra distinta a la palabra de Dios, eso le trajo incredulidad y duda, y prefirió escuchar al enemigo, no ser obediente, y no escuchar a Dios, perdió su fé en Dios.
-                                     LO que contra resta la duda es la palabra de Dios, por medio de la declaración. Leer la biblia. Esta no da lugar a Dudas,  
-                                     LA biblia dice que no debemos de  “andar” por sentimientos, ni por vista, sino por fé.
-                                     Eva anduvo por sentimientos, sintió curiosidad, envidia, después sintió vergüenza, miedo etc.
-                                     LA palabra de Dios es creativa, tenemos que declarar la palabra de Dios para construir y no para derribar.
-                                     Para el que cree en la palabra de Dios, también cree en El, tiene fé, y con Él todo es posible.
-                                     Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.
-                                     Un enemigo de la Fe es la incredulidad, la duda y la incredulidad nos trae sentimientos de inferioridad.
-                                     Una persona que te trae palabra de duda y de incredulidad te roba la energía, el ánimo y te roba la fé.
-                                     Una persona que te siembra duda te quita fuerza.
-                                     SI PODEMOS, así dijeron Josué y Caleb cuando iban a la tierra prometida, si podemos porque Dios va con nosotros.
-                                     Ellos no se dejaron intimidar por la duda, por el temor ni por los comentarios del resto de los doce espías, ellos se mantuvieron firmes en la fé, creyendo en Dios, no se dejaron contaminar por los pensamientos, opiniones y desanimo de los demás.
-                                     Cuando dudamos atrasamos la obra de Dios, y lo que Dios quiere hacer por nosotros y retrasa las bendiciones.
-                                     Cuando te falta fé atrasas el plan de Dios.
-                                     Por la falta de fé en Dios del pueblo de Israel, Dios los tuvo en el Desierto por 40 años, por su incredulidad, por su falta de fé y su desobediencia, no obstante que ya les había prometido la tierra que fluye leche y miel, y no obstante que ya era una promesa, muchos no llegaron a la tierra prometida por su falta de fé y por su incredulidad.
-                                     La vida cristiana no se trata de que tanta doctrina tengamos, ni que tanto conocimiento, sino de que tanta es nuestra fé.
-                                     Que tanto quieres que Dios obre en tu vida?
-                                     Dios se mueve en tu vida en el grado que le tengamos fé. Podemos estar del lado de los que creyeron a Dios como Josué y Caleb, ó del lado de los que dudaron de Él, como el resto de los espías del pueblo de Israel.
-                                     Como Cristianos, nuestros mayores enemigos son la incredulidad, el temor y la duda.
-                                     El otro mayor enemigo que tenemos y que tiene nuestra fé, son las personas que tratan de desanimarnos, de descalificarnos y decirnos que no aun no estamos listos ni preparados; esas personas no elevan nuestro espíritu, sino que lo sofocan.
-                                     Lo que es de Dios permanece y da fruto, lo que no es de Dios se deshace, se desvanece, se destruye y no da fruto, eso sucede cuando hacemos las cosas sin poner nuestra fé y nuestra confianza en Dios, cuando hacemos las cosas sin tomaren cuenta su palabra y sin ser obedientes a Él.
-                                     Tenemos que aprender que si por un segundo dudamos de Dios, podemos retrasar su obra en nosotros por años.
-                                     Así le pasó al pueblo de Israel, por cada día de camino desde Egipto hasta la tierra prometida por Dios al pueblo de Israel, Dios los retraso diez años, es decir que por su duda e incredulidad, se retraso la obra de Dios, y sus planes para el pueblo de Israel y tardaron 40 años en entrar a la tierra prometida.
-                                     Cuando estamos en Dios, y depositamos nuestra vida y nuestra confianza en El, podemos comprobar su gracia y su bendición en nuestras vidas.
-                                     Posiblemente aun no hemos visto lo que Dios tiene previsto para nosotros,  y preferimos aferrarnos a cosas materiales que queremos, a miedos, conductas, vicios, y no podemos alcanzar lo que Dios tiene para nosotros. Dejamos de creer en el
-                                     Al que cree todo le es posible.
-                                     Parémonos firmes y avancemos creyendo en Dios con fé; así haya mil obstáculos, miedos ó enemigos, levantémonos en el nombre el Dios todopoderoso en el que creemos y a quien servimos y en poco tiempo veremos la gracia de Dios.
-                                     Ataquemos nuestras inseguridades, miedos e incredulidades con la Fé en Dios.  


No hay comentarios: