Prédica: Continuación de “La fé que le agrada a Dios”

Pastor Ismael Bencomo, domingo 29/sep/2013

Hebreos 11: 1-6 
11:1 Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. 11:2 Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos. 11:3 Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía. 11:4 Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín, por lo cual alcanzó testimonio de que era justo, dando Dios testimonio de sus ofrendas; y muerto, aún habla por ella. 11:5 Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios; y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios. 11:6 Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.


-                                     La fé que le agrada a Dios es una fé: Obediente, influyente y  que acciona.
-                                     Las cosas que desagradan a Dios, lo que le causa dolor, es cuando dudamos de Él, cuando lo descartamos de nuestras vidas.
-                                     Y lo que complace a Dios, es cuando creemos en Él, eso es lo que lo hace sonreír y actuar, y eso hace que Dios se mueva entre nosotros, que obre en nosotros que derrame su bendición.
-                                     La fé viene por el oír, y el oír la palabra de Dios
-                                     La duda en Dios viene por la falta de oír, por falta de obediencia.
-                                     La falta de obediencia en Dios, nos hace desobedientes a Él, la desobediencia nos impide oírlo, el no oírlo nos produce falta de fé y la falta de fé nos produce incredulidad.
-                                     La incredulidad de lo que Dios es, de su poder, y de lo que Él puede hacer en nuestras vidas.

Prédica: Cómo conseguir Fe, cerca del señor

Pastor Ismael Bencomo, domingo 13/oct/2013

Romanos 10:11 - 11:1 
10:11 Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado. 10:12 Porque no hay diferencia entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan; 10:13 porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo. 10:14 ¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? 10:15 ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas! 10:16 Mas no todos obedecieron al evangelio; pues Isaías dice: Señor, ¿quién ha creído a nuestro anuncio? 10:17 Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios. 10:18 Pero digo: ¿No han oído? Antes bien, Por toda la tierra ha salido la voz de ellos, Y hasta los fines de la tierra sus palabras. 10:19 También digo: ¿No ha conocido esto Israel? Primeramente Moisés dice: Yo os provocaré a celos con un pueblo que no es pueblo;
Con pueblo insensato os provocaré a ira. 10:20 E Isaías dice resueltamente:
Fui hallado de los que no me buscaban; Me manifesté a los que no preguntaban por mí. 10:21 Pero acerca de Israel dice: Todo el día extendí mis manos a un pueblo rebelde y contradictor. 11:1 Digo, pues: ¿Ha desechado Dios a su pueblo? En ninguna manera. Porque también yo soy israelita, de la descendencia de Abraham, de la tribu de Benjamín.

David. En valle de sombra de muerte…
La vida es dura y al final … nos morimos.
No importa lo que te ofrezca la vida, sino lo que tu hagas con esa vida. Puede ser una bendición o una carga.
Por qué es tan diferente? Vivir la vida que Dios quiere que vivamos
Si fe estamos en peligro por no agradarle. 
Quien me da fe? De donde la saco.
...creyere no será avergonzado... rico para con todos... en quien han creído.
predique, Enviados, oír, anuncian y piden...
En quien ha creído en nuestro mensaje... quien enviara...
De la escases a la abundancia.
La fe es por el oír y el oír por la palabra de Dios.
La entrada es por el oído.
La fe es un problema de acústica, no has ido o has oído mal.
Fe = conocimiento + oído.
Has cerrado las puertas... la olvidaste... la arrumbaste...
Oír, implica:
1-qué oímos. 2-cómo y 3-a quien oímos.
1-qué oímos? 
Lo que te han dicho, palabras.
Oír la palabra de Dios.
Si no oyen a Dios, como tendrán fe?
Cuando se habla del evangelio, se presenta en figuras. Cristo ensenaba en parábolas (dicho terrenal con sabiduría espiritual).
Lucas 8:12 la parábola del sembrador.
Parte en buena tierra. Y la misma semilla no dio fruto fuera.
Las condiciones producen buen fruto.
Has cometido un error? No es la palabra. Has cometido un error.
A la orilla del camino, el diablo se la robo, la palabra, la promesa.
La palabra aunque tardase, se cumplirá.
Entre piedras: la prueba y la fe se les esfuma, el tiempo las apaga.
Saber manejar los tiempos de Dios, hay tiempo de reír, de abundancia, etc. 
Firmes porque los tiempos, y la edad no nos robara la fe.
En espinos: ahogado por los afanes, riquezas y los placeres no afanosos y tus ruegos sean puestos delante del Senor.
Es tiempo de orar y de correr a los pies de Dios.

Prédica: Sólo con fe se agrada a Dios. Los peligros de la incredulidad

Pastor Ismael Bencomo, domingo 06/oct/2013

Eclesiastés 9:11 
Me volví y vi debajo del sol, que ni es de los ligeros la carrera, ni la guerra de los fuertes, ni aun de los sabios el pan, ni de los prudentes las riquezas, ni de los elocuentes el favor; sino que tiempo y ocasión acontecen a todos.

Hebreos 3:6-19
3:6 pero Cristo como hijo sobre su casa, la cual casa somos nosotros, si retenemos firme hasta el fin la confianza y el gloriarnos en la esperanza. 3:7 Por lo cual, como dice el Espíritu Santo: Si oyereis hoy su voz, 3:8 No endurezcáis vuestros corazones, Como en la provocación, en el día de la tentación en el desierto, 3:9 Donde me tentaron vuestros padres; me probaron, Y vieron mis obras cuarenta años. 3:10 A causa de lo cual me disgusté contra esa generación, Y dije: Siempre andan vagando en su corazón, Y no han conocido mis caminos. 3:11 Por tanto, juré en mi ira: No entrarán en mi reposo. 3:12 Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de vosotros corazón malo de incredulidad para apartarse del Dios vivo; 3:13 antes exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice: Hoy; para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado. 3:14 Porque somos hechos participantes de Cristo, con tal que retengamos firme hasta el fin nuestra confianza del principio, 3:15 entre tanto que se dice: Si oyereis hoy su voz,
No endurezcáis vuestros corazones, como en la provocación. 3:16 ¿Quiénes fueron los que, habiendo oído, le provocaron? ¿No fueron todos los que salieron de Egipto por mano de Moisés? 3:17 ¿Y con quiénes estuvo él disgustado cuarenta años? ¿No fue con los que pecaron, cuyos cuerpos cayeron en el desierto? 3:18 ¿Y a quiénes juró que no entrarían en su reposo, sino a aquellos que desobedecieron? 3:19 Y vemos que no pudieron entrar a causa de incredulidad.

Aproveche la ocasión, el momento, del encuentro maravilloso con Dios…

No es con actos es con fe como se agrada a Dios.
Con fe, más lo que hagas, oigas, veas, causará un milagro, porque quiere hacer grandes cosas contigo.
Cuándo vuelva el hijo del hombre hallará Fe?
La fe se pierde, la roban, se acaba, se debilita, cayendo en incredulidad.
Gozo, sensación, alegría de andar con Dios. Ten en cuanta, en el futuro puedes perder el paraíso.
Sólo son palabras, para qué?, qué caso trae?, así empezaron otros. Nos dejamos llevar por los demás, recuerde; de batalla, usted no es los demás.
En el desierto calló toda una generación, no se asuste si unos cuantos caen.
Caen los que dejan de creer, pierden la Fe,
Siguen creyendo, sólo que ahora le creen al enemigo.
Lo hijos disfrutaron la promesa dada a sus padres.
Cuide su fe.
No siento nada, es que no tiene Fe. No es cuestión de lo exterior, de lo que sienta.
La presencia de Dios es interna. Lo demás es una expresión de lo tu crees, es un reflejo de lo que traes en tu corazón.