Prédica: Una mamá en el desierto


Pastor Ismael Bencomo, domingo 12/Mayo/2013
 Génesis 21:8-21
21:8 Y creció el niño, y fue destetado; e hizo Abraham gran banquete el día que fue destetado Isaac. 21:9 Y vio Sara que el hijo de Agar la egipcia, el cual ésta le había dado a luz a Abraham, se burlaba de su hijo Isaac. 21:10 Por tanto, dijo a Abraham: Echa a esta sierva y a su hijo, porque el hijo de esta sierva no ha de heredar con Isaac mi hijo. 21:11 Este dicho pareció grave en gran manera a Abraham a causa de su hijo. 21:12 Entonces dijo Dios a Abraham: No te parezca grave a causa del muchacho y de tu sierva; en todo lo que te dijere Sara, oye su voz, porque en Isaac te será llamada descendencia. 21:13 Y también del hijo de la sierva haré una nación, porque es tu descendiente. 21:14 Entonces Abraham se levantó muy de mañana, y tomó pan, y un odre de agua, y lo dio a Agar, poniéndolo sobre su hombro, y le entregó el muchacho, y la despidió. Y ella salió y anduvo errante por el desierto de Beerseba. 21:15 Y le faltó el agua del odre, y echó al muchacho debajo de un arbusto, 21:16 y se fue y se sentó enfrente, a distancia de un tiro de arco; porque decía: No veré cuando el muchacho muera. Y cuando ella se sentó enfrente, el muchacho alzó su voz y lloró.21:17 Y oyó Dios la voz del muchacho; y el ángel de Dios llamó a Agar desde el cielo, y le dijo: ¿Qué tienes, Agar? No temas; porque Dios ha oído la voz del muchacho en donde está. 21:18 Levántate, alza al muchacho, y sostenlo con tu mano, porque yo haré de él una gran nación. 21:19 Entonces Dios le abrió los ojos, y vio una fuente de agua; y fue y llenó el odre de agua, y dio de beber al muchacho. 21:20 Y Dios estaba con el muchacho; y creció, y habitó en el desierto, y fue tirador de arco. 21:21 Y habitó en el desierto de Parán; y su madre le tomó mujer de la tierra de Egipto.

…Dios ha oído la voz del muchacho... Dios le abrió los ojos…

Dominio propio.
Despedida, a su suerte al desierto. Abraham corrió a su mujer.
Lloró un muchacho de 14 años.
La madre ve por sus hijos.
Una mamá como Agar. Con hijos y sola.
Hay madres con hijos y marido, el cual no toma su lugar y parece un hijo más.
Separaciones inmaduras.
Los hijos no se divorcian, son los padres.
Te vas con tu mamá.
No ponga de lado a Dios. Aprendamos a vivir bíblicamente bien.
Porque la mamá debe y puede tener el amor y valor para sacar adelante a sus hijos, para levantar y apoyar al hijo, tiene la capacidad de elevarlo o aplastarlo.
Dice la biblia: El muchacho que se porta mal avergüenza a su madre.
Pero sólo si la madre está dotada por Dios.
Su éxito no depende de lo que pueda dar, amar, lo que es, lo que te ha enseñado. Depende de que Dios este presenten y lo sepamos entender.
Hay mamás que se doblan ante sus hijos a pesar de que creen y conocen la Biblia.
Pero hay las que decidieron morir en la raya pero no volverán atrás.
Dios se conmueve con las lágrimas de los hijos y las madres.
El ángel le pregunta, ¿qué haces mujer?
Pero cuando está Dios es muy diferente.
Nada de lo que te puede dar el hombre se compara con lo que Dios te puede dar.
Sólo le había dado un odre de agua. Lo que Dios da no se acaba.
Esperando la muerte, se nos acabó todo.
Hay una fuente que no se acaba.
Cuando tengas más problemas aférrate a Dios.
No te preocupes será jefe de una nación.
Lo que debe hacer:
1.      Escuché a Dios no se deje abrumar por los problemas y crecerá su fe y esperanza.
2.      Dios hizo por Agar lo que necesitaba. Abrirle los ojos.
3.      No te desesperes levántate, toma al muchacho de la mano y sostenlo.
4.      Cuando un niño ve a sus papás besándose, toma seguridad en sí mismo.

No hay comentarios: