Prédica: Conquistador


Pastor Ismael Bencomo, domingo 05/Mayo/2013

1 Samuel 30:1-19
30:1 Cuando David y sus hombres vinieron a Siclag al tercer día, los de Amalec habían invadido el Neguev y a Siclag, y habían asolado a Siclag y le habían prendido fuego. 30:2 Y se habían llevado cautivas a las mujeres y a todos los que estaban allí, desde el menor hasta el mayor; pero a nadie habían dado muerte, sino se los habían llevado al seguir su camino. 30:3 Vino, pues, David con los suyos a la ciudad, y he aquí que estaba quemada, y sus mujeres y sus hijos e hijas habían sido llevados cautivos. 30:4 Entonces David y la gente que con él estaba alzaron su voz y lloraron, hasta que les faltaron las fuerzas para llorar. 30:5 Las dos mujeres de David, Ahinoam jezreelita y Abigail la que fue mujer de Nabal el de Carmel, también eran cautivas. 30:6 Y David se angustió mucho, porque el pueblo hablaba de apedrearlo, pues todo el pueblo estaba en amargura de alma, cada uno por sus hijos y por sus hijas; mas David se fortaleció en Jehová su Dios. 30:7 Y dijo David al sacerdote Abiatar hijo de Ahimelec: Yo te ruego que me acerques el efod. Y Abiatar acercó el efod a David. 30:8 Y David consultó a Jehová, diciendo: ¿Perseguiré a estos merodeadores? ¿Los podré alcanzar? Y él le dijo: Síguelos, porque ciertamente los alcanzarás, y de cierto librarás a los cautivos. 30:9 Partió, pues, David, él y los seiscientos hombres que con él estaban, y llegaron hasta el torrente de Besor, donde se quedaron algunos. 30:10 Y David siguió adelante con cuatrocientos hombres; porque se quedaron atrás doscientos, que cansados no pudieron pasar el torrente de Besor. 30:11 Y hallaron en el campo a un hombre egipcio, el cual trajeron a David, y le dieron pan, y comió, y le dieron a beber agua. 30:12 Le dieron también un pedazo de masa de higos secos y dos racimos de pasas. Y luego que comió, volvió en él su espíritu; porque no había comido pan ni bebido agua en tres días y tres noches. 30:13 Y le dijo David: ¿De quién eres tú, y de dónde eres? Y respondió el joven egipcio: Yo soy siervo de un amalecita, y me dejó mi amo hoy hace tres días, porque estaba yo enfermo; 30:14 pues hicimos una incursión a la parte del Neguev que es de los cereteos, y de Judá, y al Neguev de Caleb; y pusimos fuego a Siclag. 30:15 Y le dijo David: ¿Me llevarás tú a esa tropa? Y él dijo: Júrame por Dios que no me matarás, ni me entregarás en mano de mi amo, y yo te llevaré a esa gente. 30:16 Lo llevó, pues; y he aquí que estaban desparramados sobre toda aquella tierra, comiendo y bebiendo y haciendo fiesta, por todo aquel gran botín que habían tomado de la tierra de los filisteos y de la tierra de Judá. 30:17 Y los hirió David desde aquella mañana hasta la tarde del día siguiente; y no escapó de ellos ninguno, sino cuatrocientos jóvenes que montaron sobre los camellos y huyeron. 30:18 Y libró David todo lo que los amalecitas habían tomado, y asimismo libertó David a sus dos mujeres. 30:19 Y no les faltó cosa alguna, chica ni grande, así de hijos como de hijas, del robo, y de todas las cosas que les habían tomado; todo lo recuperó David.

Si las cosas fueran fáciles cualquiera las hiciera.

Dominio propio.
Alcanzarás y liberarás a los cautivos.
Tienes que dar, no que te den.
Es mejor dar que recibir.
Cambiando para seguir avanzando, aportando.
Para conquistar personas para Dios.
David = luchador nato.
Dios vio su potencial de rey
Mira lo que está dentro de las personas no su exterior, mira tu corazón
Sus necesidades, problemas.
Fue odiado y envidiado, fue puesto en lugar de Saúl.
Formó un círculo personal.
Amargados, apocados, endeudados, 600 hombres.
De donde salieron los 400 valientes de David.
Que derrocaron a Saúl.
Pero antes de pelear los llevó a ser conquistadores de sí mismos, antes de ser sus 400 valientes.
600 lloraron hasta el cansancio.
Les Robaron todo.
Buscaron un culpable, David, apedrearlo.
Ya encontré la solución! como a quién echarle la culpa.
El miedo paraliza.
Pero David va con el sacerdote, sabía a quién recurrir, Buscó a Dios.
Dios tiene mil formas de intervenir.
Un desechado que los guiará a recuperar todo (egipcio).
Estaban en amargura de alma, pero la diferencia era David; que se fortalecía en Jehová.
El que se está ahogando, va a agarrar lo que le tires, no conoce otra manera.
Maxwell 5 necesidades básicas del ser humano:
1.- fisiológico.
2.- seguridad.
3.- aceptación.
4.- autorrealización, que sirvas para algo.
5.- necesidad del alma, del espíritu, de las cosas internas.
Si tienes logros y a Dios se feliz de la vida.
El asunto es mantenerse.
Logras mucho pero no disfrutas nada?  porque el asunto es espiritual.
Si tú te enganchas con Dios, es eterno.
Tu historia te ubica. Lo que has hecho te respalda.
Estrategias de David:
1.- cuidado en no abandonar lo que no debes abandonar.
2.- pónganse en el camino y regrese a sus hijos a la casa de Dios. Dios tiene poder te respaldará pero tú debes involucrarte.
Yo me levantaré e iremos a rescatar a la familia. ¿Para qué vamos? ya todo está acabado. Sólo 400 siguieron y 200 se quedaron.
3.- cuida que los desanimados no te contagien.
Enséñales la fuerza interior para cuando vengan los problemas, ya conocerán la fuente.
Comúnmente llamada Inteligencia emocional.
Yo te levantó y me llevan tras mis enemigos. A Jesús por 30 monedas lo entregaron.
Los desanimados así actúan.
Los padres necesitamos pelear la pelea por los hijos.
Jamás te abandones a tus propias fuerzas, porque no tienes.

Estás cansado, fracasado, perdiste, levántate, pelea la buena batalla de la fe.
Puede ser que rescates primero al egipcio antes que a tu familia, pero ése mismo te llevará a rescatar a tu familia.
Si usted no quiere, yo aún seguiré luchando.
El que da, es porque ya ha luchado.
El que recibe es porque otro ya ha luchado por él.
Pero usted tiene la suficiente inteligencia y puede pelear la buena batalla.
El que está cargado y cansado venid a mí.
A mi tiempo voy a segar.
Fortalézcase en Jehová.
Llena mi alma y corazón, suple mis necesidades espirituales, para ver las cosas como tú las ves.
Tú pon la solución, la esperanza.
Pondrás gente, corazones y nos darás lo perdido; reconquistando.
Rescata hoy lo que has perdido. Con fe y tranquilidad.
Dios nos lo ha dado, no nos lo pueden quitar.
No se canse, aún cansado, luche ore saque su espada y caminando Dios nos ira dando, agregando, abriendo puertas necesarias.
Jamás estaremos solos.

No hay comentarios: