Prédica: Mentalidad de príncipe no de esclavo


Pastor Ismael Bencomo, domingo 07/Abril/2013

Mentalidad de príncipe no de esclavo, La escuela del desierto (continuación).

Números 14:1-24
14:1 Entonces toda la congregación gritó, y dio voces; y el pueblo lloró aquella noche. 14:2 Y se quejaron contra Moisés y contra Aarón todos los hijos de Israel; y les dijo toda la multitud: ¡Ojalá muriéramos en la tierra de Egipto; o en este desierto ojalá muriéramos! 14:3 ¿Y por qué nos trae Jehová a esta tierra para caer a espada, y que nuestras mujeres y nuestros niños sean por presa? ¿No nos sería mejor volvernos a Egipto? 14:4 Y decían el uno al otro: Designemos un capitán, y volvámonos a Egipto. 14:5 Entonces Moisés y Aarón se postraron sobre sus rostros delante de toda la multitud de la congregación de los hijos de Israel. 14:6 Y Josué hijo de Nun y Caleb hijo de Jefone, que eran de los que habían reconocido la tierra, rompieron sus vestidos, 14:7 y hablaron a toda la congregación de los hijos de Israel, diciendo: La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra en gran manera buena. 14:8 Si Jehová se agradare de nosotros, él nos llevará a esta tierra, y nos la entregará; tierra que fluye leche y miel. 14:9 Por tanto, no seáis rebeldes contra Jehová, ni temáis al pueblo de esta tierra; porque nosotros los comeremos como pan; su amparo se ha apartado de ellos, y con nosotros está Jehová; no los temáis. 14:10 Entonces toda la multitud habló de apedrearlos. Pero la gloria de Jehová se mostró en el tabernáculo de reunión a todos los hijos de Israel, 14:11 y Jehová dijo a Moisés: ¿Hasta cuándo me ha de irritar este pueblo? ¿Hasta cuándo no me creerán, con todas las señales que he hecho en medio de ellos? 14:12 Yo los heriré de mortandad y los destruiré, y a ti te pondré sobre gente más grande y más fuerte que ellos. 14:13 Pero Moisés respondió a Jehová: Lo oirán luego los egipcios, porque de en medio de ellos sacaste a este pueblo con tu poder; 14:14 y lo dirán a los habitantes de esta tierra, los cuales han oído que tú, oh Jehová, estabas en medio de este pueblo, que cara a cara aparecías tú, oh Jehová, y que tu nube estaba sobre ellos, y que de día ibas delante de ellos en columna de nube, y de noche en columna de fuego; 14:15 y que has hecho morir a este pueblo como a un solo hombre; y las gentes que hubieren oído tu fama hablarán, diciendo: 14:16 Por cuanto no pudo Jehová meter este pueblo en la tierra de la cual les había jurado, los mató en el desierto. 14:17 Ahora, pues, yo te ruego que sea magnificado el poder del Señor, como lo hablaste, diciendo: 14:18 Jehová, tardo para la ira y grande en misericordia, que perdona la iniquidad y la rebelión, aunque de ningún modo tendrá por inocente al culpable; que visita la maldad de los padres sobre los hijos hasta los terceros y hasta los cuartos. 14:19 Perdona ahora la iniquidad de este pueblo según la grandeza de tu misericordia, y como has perdonado a este pueblo desde Egipto hasta aquí. 14:20 Entonces Jehová dijo: Yo lo he perdonado conforme a tu dicho. 14:21 Mas tan ciertamente como vivo yo, y mi gloria llena toda la tierra, 14:22 todos los que vieron mi gloria y mis señales que he hecho en Egipto y en el desierto, y me han tentado ya diez veces, y no han oído mi voz, 14:23 no verán la tierra de la cual juré a sus padres; no, ninguno de los que me han irritado la verá. 14:24 Pero a mi siervo Caleb, por cuanto hubo en él otro espíritu, y decidió ir en pos de mí, yo le meteré en la tierra donde entró, y su descendencia la tendrá en posesión.

Quítese la mentalidad de esclavo.
Los problemas son para ver... la fragilidad o fortaleza ante la vida,… capacidad …
Para ver el tamaño del Dios que tenemos. No nuestra capacidad.
Gritaron, lloraron, se quejaron, ojalá muriéramos.
Mejor regresarnos, pero que alguien nos lleve de regreso, un capitán.
Moisés y Aarón al suelo orando. Josué y Caleb rompieron sus vestidos,… ellos no tiene amparo y con nosotros esta Jehová.
Dios se enojó, no creen a pesar de todas las señales que les he dado.
Los mataré y pondré a Moisés sobre otros más grandes.
Moisés: Lo sabrán todos, No cumplirás tu promesa de meterlos en la tierra prometida.
Perdónalos, y conmovido Dios.
En Josué y Caleb hubo otro espíritu. Los meteré en la tierra prometida.
El desafío más grande es cambiar uno mismo. Pocos cambian ellos mismos.
Es fácil cambiar el entorno, etc… pero el problema hay que solucionarlo por dentro. Con mentalidad de príncipe, aún en el mismo entorno de esclavo de los demás.
No importa el tamaño, sino su corazón.
Moisés: No quiero gente más grande si no han cambiado.
De que te sirve tanta biblia si no has cambiado tu vida. En el desierto pero con Egipto en su mente.
La mentalidad es una postura interna.
Todos tenemos cerebro, pero no procesamos, ni pensamos igual… familiar, congregacional, como nación…
Es el pensamiento los efectos de tu mentalidad.
Hacemos lo que pensamos.
Como los cimientos de una casa.
Tu pensamiento es tu cimiento, es tu estabilidad.
Es como la raíz de un árbol. Dependiendo del crecimiento de la raíz es el árbol y el fruto. Lo fuerte, lo resistente, su tamaño, …
Lo que has almacenado a lo largo de tu vida es tu mentalidad.
Variante, depresivo, cambiante.
Aprenda a vivir la vida cristiana.
Sea en el desierto, en la tierra prometida….
Déjame donde estoy y con la misma gente, sólo cámbiamelos.
No entro esa generación, su mentalidad no les dio para más.
Tus pensamientos o te elevan o te destruyen.
Ten la mentalidad de Cristo, sujétalos a Él.
Lealtad, hasta el fin.
Mentalidad de esclavo: me voy no me conviene…
Mentalidad de príncipe: Hace… con dignidad, con altura, con amor, porque sabe en quien ha creído.
Al final nos convertimos en lo que hemos creído.
Todas las cosas han sido hechas nuevas.
Una naturaleza vieja y una nueva.
Esclavitud o superación, diferente, adelante…
Hay algo mejor para mí, no estoy solo, Dios está conmigo.
Muchas veces uno debe estar desafiado a dejar de esperar en ser el hombre en que se quiere convertir y empezar a convertirse en el hombre que quiere ser;
Estaremos por encima de las cosas y las circunstancias, si es necesario.
Nueva criatura, te llena el cerebro de la gloria de Dios, para ser una nueva criatura, y pensaras como Él piensa.
Al encontrarte ante una situación en la que no sabes que hacer, pregúntate, que haría Cristo en mi lugar... y eso haz.
Yo esperaría en Dios.
La respuesta del enemigo es: mejor mátate.
Recuerda es una guerra.
La mentalidad de esclavo es dame sino me voy.
Déjalo, no le voy a dar, lo dejare, mátate.
De príncipe, todo es mío voy a conquistarlo.
Dame la tierra con enemigos, sino no tiene chiste.
"Mis enemigos no están afuera, están dentro de mí, y son mis pensamientos. A diario lucho con ellos." Dalai Lama.
Tiene que derribar los consejeros malos uno por uno.
Lo puedes, porque no es con tus fuerzas, es con mi gracia.
Si no está Dios en tus pensamientos te destruirán.
Soy hijo de un rey. Soy un príncipe. Y siempre brillará el oro en el lodo.
No tiene, no puede... pero es hijo del rey.
Es dueño de todo, todo amor, gracia.
La riqueza está... En lo que tú piensas que eres en tu interior.
Mide tu riqueza en:... si Dios está contigo es suficiente.
Cuando tengas o no alaba a Dios.
Aprenda a disfrutar la vida ahora.
El enemigo está ganando, se está llevando tu vida, por estar cuidando las cosas que no tienen valor. Hay gente que necesita que le compartas a Dios.
Pensamiento de esclavo o de príncipe.
Dios está contigo, hay un mañana por conquistar.
Sus misericordias son nuevas cada mañana. Búscalas hoy con una nueva mentalidad.
Que harás con lo que tienes o con lo que te dijeron que eras…
Soy sabio, rico, próspero, intelectual,… un pensador.
Diga el débil, fuerte soy.
Somos fuertes, inteligentes, vencedores, prósperos.
Somos más que vencedores.
Con las ideas y pensamientos de Dios en tu vida. O bajo presión y opresión del enemigo.
En esta hora quiero llenarme de tu gracia, tu gloria.
Rompemos con esas mentalidades y ataduras, que te han cautivado, postrado, limitado en el camino.
Dejo lo que nos ha hecho daño, lo que nos ha limitado y postrado en el desierto.
Quiero levantarme y que el Espíritu Santo ponga la semilla de grandeza y conquista.
Que corazón y mente, y todo pensamiento este sujeto.
Estas avanzando, no retrocedas, no estás solo.
Estaré contigo hasta el fin del mundo.
Purifica mi mente, mi corazón. Todo lo que estorbe tu obra en mí y a través de mí.
Te quiero conocer, habitar en tu presencia.
Qué bueno es amarte y bendecir tu nombre Señor.
Cuando doblegas tu corazón, tu ser, Dios comienza a enviar palabra que levanta, que edifica,…
Gracias por lo que eres en mi vida.
Eres el todo, nos sanas, nos das fuerzas, gracia,… lo que necesitamos.

Recuerda… Él sigue haciendo la obra en ti. Espera en Dios…

No hay comentarios: